sábado, 28 de junio de 2008

The Mannish Boys - “Lowdown Feelin’”

¿Quién podía predecir cuatro discos para una banda que comenzó con el objetivo de grabar un solo trabajo en estudio? Es más, ¿alguien podía decir en ese momento que The Mannish Boys estaría dentro de los principales grupos de blues en el mundo? Es increíble pero cierto. Esta agrupación mantiene al blues en alto, sobrepasando con cada trabajo el nivel de la producción anterior.

Como en anteriores proyectos, The Mannish Boys regresó a las raíces para crear un blues fuerte, similar al de aquellos espectáculos de blues que recorrieron Europa bajo el nombre de American Folk Blues Festival, añadiendo algunos interesantes giros a la formación de la banda en cada trabajo. En esta ocasión, el foco es el cantante Bobby Jones, el nuevo miembro de The Mannish Boys, un veterano de la escena blues de Chicago de los años 50 y 60, muy enraízado en el blues. Tiene una versatilidad tal, que puede pasar sin problemas de interpretar temas al mejor estilo de Howlin’ Wolf a canciones góspel muy sentidas.

En esta nueva producción, “Lowdown feeling”, The Mannish Boys tienen invitados especiales como el armoniquista Little Sammy Davis, gran conocido dentro de los fanáticos del blues, que comenzó su carrera en los años 50 con el guitarrista Earl Hooker y continúa muy fuerte en la actualidad, gracias a su constante participación en el ensamble de Levol Helm, baterista y vocalista de The Band.

También hacen apariciones especiales el guitarrista Junior Watson, reconocido actualmente como el padrino del blues de la costa oeste, el armoniquista Al blake, líder de The Hollywood Blues Flames; y Lynwood Slim. Está el pianista Fred Kaplan, compañero de Blake en The Hollywood Blues Flames; y el guitarrista Fred Scribner, compañero durante mucho tiempo de Little Sammy Davis y discípulo de Earl Hooker.

Todos ellos acompañados por la estelar alineación de The Mannish Boys, encabezada por Richard “Big Foot” Innes en la batería, Ronnie James Weber y Tom Leavey en el bajo, Kid Ramos, Frank Goldwasser y Kirk Fletcher en las guitarras y, como siempre, Randy Chortkoff, en el centro con su ármonica, su voz y su trabajo de producción, encargado de llevar a buen término este álbum.

La calidad de un grupo no la dan solo sus integrantes, también radica en el material que interpreta y una vez más The Mannish Boys presenta un variado y profundo programa, muy bien escogido, mostrando el punto más alto de su fuerza, no solo como músicos sino como un colectivo que es capaz de manejar diversos estilos y modos del blues.

Es poco probable que las canciones que interpreta esta banda sean conocidas, a pesar de ser temas viejos. El sentido de The Mannish Boys es ir a los anales del blues y encontrar esas grandes composiciones que pocas veces han sido escuchadas y hasta interpretadas. De esta forma mantienen el blues con vida, no solo en el sentido musical sino también en el sentido económico, pues ponen algo de dinero en el bolsillo de los compositores o de sus familias.

1 Comments:

At 9:36 p. m., marzo 05, 2009, Anonymous Anónimo said...

miguelblues79
gran disco!!!

 

Publicar un comentario

<< Home